BushRubio_banner

A medida que la carrera por la presidencia se calienta, dos residentes de la Florida tienen sus ojos puestos en la Casa Blanca. Jeb Bush y Marco Rubio son dos favoritos para cabeceo del Partido Republicano para el alto cargo. Como cierre de esta edición, Rubio y Bush son dos de los más probables contendientes en el lado derecho del espectro político. Es muy temprano para especular sobre quién los votantes republicanos elegirán a correr, pero vamos a echar un vistazo a la contingencia de Florida y cómo se alinean en temas LGBT. *Aviso- no es nada bueno.çBushRubio_copy3

Bush, el ex gobernador de la Florida, y Rubio, uno de nuestros senadores actuales, han sido muy francos en su apoyo a la prohibición de la igualdad de matrimonio, así como para la enmienda constitucional estatal que define el matrimonio como entre un hombre y una mujer . (O en el caso de la Abogada General de Florida Pam Bondi- una mujer y un hombre, u otro hombre, u otro hombre)

Apenas la semana pasada, ya que la Corte Suprema estaba a punto de escuchar los argumentos en los casos de igualdad de matrimonio, Rubio cortejó los locos derechistas cuando iba en la Christian Broadcasting Network y proclamó: “No hay derecho constitucional federal para el matrimonio del mismo sexo … tendrías que tener una lectura ridícula y absurda de la Constitución para llegar a la conclusión de que las personas tienen derecho a casarse con alguien de su mismo sexo.” Parece que al senador Rubio tenga que poner al día sus estudios constitucionales. La Sección Uno de la decimocuarta enmienda de la Constitución “… Ningún Estado podrá dictar ni dar efecto a cualquier ley que limite los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco podrá Estado alguno privar a cualquier persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal; ni negar a cualquier persona dentro de su jurisdicción la igual protección de las leyes”. Lo que parece ridículo y absurdo es que en 2015 tenemos un candidato aparentemente viable para Presidente de los Estados Unidos de América que aún podía creer que las leyes anti-gays pasan la de obligaciones constitucionales y no son discriminatorias.

Rubio ha menospreciado la igualdad de matrimonio muchas veces en público, y también lo ha hecho su mentor político, Jeb Bush. Bush, que completaría la primera trilogía presidencial fuese elegido, también es anti-gay y ha tenido ningún reparo en menospreciar la igualdad del matrimonio y de la comunidad LGBT a pesar de su movimiento falso para el centro político y su movimiento en temas de derechos de los homosexuales. “Vivimos en una democracia, y sin importar nuestras diferencias, tenemos que respetar el imperio de la ley”, dijo Bush en enero. “Espero que podamos mostrar respeto por la gente buena en todos los lados de la cuestión del matrimonio gay y lesbiana – incluyendo parejas haciendo compromisos de por vida el uno al otro que buscan mayores protecciones legales y aquellos de nosotros que creen que el matrimonio es un sacramento y quieren para salvaguardar la libertad religiosa.” A medida que su carrera presidencial estaba pateando a toda marcha, Bush contrató a varios miembros del personal de campaña y ayudantes que, en palabras de un artículo de Huffington Post, son “firmes defensores públicos de legalizar el matrimonio del mismo sexo …” Sin embargo, en el momento de la verdad, Bush no es amigo de la comunidad LGBT, ni tampoco que en realidad parece haber cambiado sus puntos de vista sobre la igualdad del matrimonio o de los derechos LGBT. Cuando, después de contratar los únicos republicanos partidarios de los derechos de losBushRubio_copy2 homosexuales en el país, se le preguntaron si él había cambiado su posición sobre la igualdad del matrimonio, Jeb Bush respondió: “No. Yo creo en el matrimonio tradicional.” Una y otra vez, Bush dice que la decisión se debe dejar a los estados y no decidido por los tribunales. Marco Rubio ha utilizado el mismo lenguaje mientras se discute el tema. Lo que el gobernador Bush y su aprendiz senador Rubio parecen pasar por alto e incluso olvidar, es que los estados decidían hace más de 10 años, cuando muchos, incluyendo Florida, pasó las enmiendas constitucionales de igualdad contra el matrimonio. Y TIEMPO Y TIEMPO DE NUEVO tribunales a todos los niveles de gobierno han gobernado que esas enmiendas violan los derechos constitucionales de los ciudadanos estadounidenses. Esos tribunales están haciendo exactamente lo que están obligados por la Constitución a hacer. Dice que “El Poder Judicial entenderá en todas las controversias, en Derecho y Equidad …” Los estados hacen las leyes, si esas leyes violan los derechos de las personas, que han hecho una y otra vez en toda la historia de Estados Unidos, es el trabajo de la tribunales para arreglar las cosas. Ambas partes pueden apelar hasta el final a la Corte Suprema que decide en última instancia, la constitucionalidad de dichas leyes. Lo sentimos enemigos, pero no se puede negar a las personas sus derechos ni se puede señalar a un grupo de ciudadanos y dicen que tienen derechos especiales.

Cuando se trata de Marco Rubio y Jeb Bush, nada ha cambiado y no deja de ser la política de siempre. Se niegan a evolucionar en la cuestión de la igualdad LGBT a pesar de la abrumadora evidencia de que el resto del país ha tenido un profundo cambio en su forma de ver la comunidad LGBT y la igualdad de matrimonio.


SHARE
Previous articleRuPaul’s Drag Race Season 7 – Hotspots Interviews Miss Fame
Next articleGenre Hombre – Renan Rangel-Goldstein
Ian Maloney
Ian Maloney is from Delmar, DE. He lives in Miami Beach with his husband Alan and their dog Goldie. He loves learning languages, history, and writing about politics. He holds a Master's Degree from Wilmington University and a Bachelor's from the University of Delaware.